20 de febrero de 2016

Gotas de cielo

Cuando la pena amanezca
-y amanecerá-
da la mano a la aurora
que se arrodilla,
elévate con ella
hasta la luz que te fascina.

Cuando muera la soledad
-y morirá-
abre las puertas del corazón,
prisionero en tules cenicientos,
deja que el aire penetre
y enjugue la penumbra de tus arterias.

Cuando la añoranza pise los andenes,
-y los pisará-
empújala a tomar
el primer vagón que pase,
así la traslade al páramo
donde la melancolía siembra lápidas
y da la espalda a esa lóbrega
estación donde vagaste.

Cuando la pasión llegue
-y llegará-
muéstrale los pliegues de tu vientre,
la cal que tus negrores cicatriza,
la fiebre de los sentidos laureados.
Dile que te ceda sus alas…
y ven.
Ven con tus plumas de dicha asoleada,
hasta el sencillo cielo de mis brazos.

©Trini Reina
Abril 2009
Obra de Isabel Navarro Verdú 
 photo hoja_zps9e6cc68c.png

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.