15 de enero de 2019

La mañana bosqueja mapas

La mañana bosqueja mapas
en la ventana
a la que asomo buscando
asignaturas inalcanzadas.

Relaciono aire,
con vuelos imposibles,
y el chalet de frente
es nave que se mece a la espera,
que a partir me decida.

Confundo cielo
con pájaros soberbios,
que van sin alas,
porque me las cedieron.
Y  los árboles famélicos
del parquecillo
donde entretengo la mirada,
los transfiguro
en selva de flora fascinante.
Los autos son estrellas evasivas
Y la gente que pasa,
-caminando por deporte-
son actores interpretando
guiones triviales
en los cuales me incluyo como extra
o actriz principal.

La taza de café,
-a medio beber-
entre mis manos
se volvió fría.
Será que por un rato
la calle se nevó de magia.
®Trini Reina/2018
De “La aridez de la tormenta”

13 de enero de 2019

7 de enero de 2019

Esta media noche...

Esta medianoche
los faroles visten
las calles de feria.
Un crepitar de insectos
delimita al silencio.
En el parterre,
las lantanas semejan
lunares de colores
sobre el verde de su propia fronda.
La luna crece
y Venus le guiña.

Volver a casa
en  plena madrugada,
volver con el sueño distraído
como estrella que teme
los torvos celajes de la noche.
®Trini Reina
La “La aridez de la tormenta”

5 de enero de 2019

Noche de Reyes...

En un paraje de Oriente,
convocados por una estrella blanca,
sobre la arena se encuentran
tres Magos de cuna magna.

Alentados por un misterio
que les germina el alma,
partieron en sus camellos
hacia Tierra Santa,
en pos del amor de un Niño
que a raudales lo donara.

Ante un pesebre constelado,
arrodillados sobre sus capas,
oro, incienso y mirra ofrecieron
al Infante Divino que los citara.

En enero celebramos su venida
y retornamos a la infancia.
Melchor, Gaspar y Baltasar,
generosos nos obsequian
el esplendor de su magia.

Yo, que tengo todos los años cumplidos,
los aguardo impacientada.
Tú, mi niña, que la vida estrenas
acógelos siempre
con la ilusión en alza.
©Trini Reina/Enero 2010

27 de diciembre de 2018

La soledad es perfume...

La soledad es perfume
que en la bruma se agudiza.
Llega quedo y sutil
acaso un sueño
pero invade hasta la asfixia.
La noche huele a vainilla y luna
y a ti…tan lejos.
®Trini Reina/2018
De “La aridez de la tormenta”

11 de diciembre de 2018

Cuando apago la luz


Cuando apago la luz,
a jirones me acosan
los instantes heridos del día.
Las sábanas
-blancas curvaturas de agua-
incapaces  son de adulzar el desvelo.

Acrecen delirios tras mis ojos
molinillos que vuelan,
huyen y convergen,
hasta que el ente torpe que soy
 se ovilla en ellos.

Descifrarlos, desnudarlos,
proveer de bálsamo,
extraer bondades de donde no germinan
se convierte en un galimatías dentro
de otro…
Contando constelaciones
me halla el alba.
®Trini Reina/diciembre de 2018

De “La aridez de la tormenta”

6 de diciembre de 2018

4 de diciembre de 2018

Comienza el sueño...

Comienza el sueño
a hostigar los párpados.
Se enhebran las pestañas
y un cansancio genuino
mulle las cobijas.

Ebria de sueño y Orfidal
se difuminan los contornos.
El letargo es corsario
que a su nave me arrastra.
En el barco de la noche navego;
hacia la isla del alba.
®Trini Reina/2018
De “La aridez de la tormenta”

29 de noviembre de 2018

Aún se desperezan las sábanas...

Aún se desperezan las sábanas
de sueño y  tormenta.
Aún el alba se demora
sin afán de prendimiento.
Aún es ambigua la noche
y tiempla
la esfera de mi traspaso
Aún es  noche y tardas.
Y no es quimera,
y tardas…
y es la umbría.
®Trini Reina/2018
De "La aridez de la tormenta”

24 de noviembre de 2018

Crece la noche

Crece la noche
audaz y descarnada,
sin opción al exorcismo.
Inalterables,
sus velos de tiempo desafían al aire
y alcanza su cenit
en el ojal de la madrugada.
Mis ojos, tocados de angustia,
por la expiración de la esperanza,
por la osamenta de lo innegable,
por la crudeza que al sueño impone
la faz lobuna de la certeza,
permanecen de par en par
y sonámbulos.
®Trini Reina/ 2018
De “La aridez de la tormenta”

14 de noviembre de 2018

El día se alarga


El día se alarga.
Cuerda sin cabo que me circunda
y aprieta, aprieta, aprieta
a cada giro
a cada respiro
a toda acción
que emprendo
para acelerar los minutos.

Las once de la mañana
y ya extenuada.
Ni tiene lustre mi piel
ni mi cordura color.
La luz no orbita en mis ojos;
de tan secos no reflejan.
Mis ojos
duros como el esparto
de la cuerda que me apresa.
®Trini Reina
De “La aridez de la tormenta”

11 de noviembre de 2018

Regresa la tarde a sus cobijas


Regresa la tarde a sus cobijas
y vuelven  pájaros y  tristeza.
Pronto llegará  la agonía del insomnio;
felino que en la noche me acompaña.
Sus colmillos, apresan la pereza
y no cejan de zarandearla.
Acaso llegue el reposo
un segundo antes de que el mirlo
se pose en mi terraza.
®Trini Reina
De “La aridez de la tormenta”

8 de noviembre de 2018

Como el hibisco...


Como al hibisco
el ocaso me cierra.
Hacia lo interno
el ser se adentra.
Inquietantes agujeros halla
ahí donde se embosca y alimenta
el ocupa que odia mi sangre
y lucha sin tregua contra ella…

El alba me abre.
La luz repara los estragos
de la última batalla.
Los huesos, aunque rehenes,
a pesar del poder invasor,
sobreviven.
El alba me salva.
®Trini Reina
De "La aridez de la tormenta"

5 de noviembre de 2018

En ocasiones...


En ocasiones
llega despeinada,
sin pudor y grávida,
como hembra satisfecha.
Y me inclino
ante su presencia arrebolada,
ante el falso descuido
tras el que ampararse intenta.

La aurora es avalancha
que me ciñe con tramas
de bronce y violeta.
®Trni Reina
 De “La aridez de la tormenta”

1 de noviembre de 2018

La llama de la calma

Invento cuevas para el miedo.
Encuevarlo
salir
lapidarlo
huir de su influjo
caminar
alejarme
avanzar
obviar su artimaña.

Volver a designarme
la tutora de la luz
la llama de la calma.
©Trini Reina/Noviembre de 2018
Obra de Casey Baugh

23 de octubre de 2018

Pequeñez 85


Des-fatigarme
Des- inclinarme
Des- hechizarme
Des-obnubilarme
Des-memoriarme
Des-conmoverme
Des-cimentarme
Des-llorarme
Des-donarme…

Des-desearte.
©Trini Reina/ Octubre 2018
Pintura de Luis de la Fuente

17 de octubre de 2018

Carmenes


Dama engalanada
de eterno traje,
surges como del agua,
interrumpiendo el paisaje.

Figura de lenta gubia,
has sorprendido al aire
que, al norte de tu talle,
gira alucinado,
sin veleta que le salve.

Un pájaro encendido
-celoso plumaje-
besa tu frente fría
y, confortado, parte
a los álamos tendidos,
donde su nido yace.

A la intemperie trepa
el corazón de la tarde.
Noviembre es fragua
donde la nostalgia arde.
©Trini Reina/Noviembre 2009

14 de octubre de 2018

Derrota


Grávida la fibra que la entrama,
amplio el bocado de su miseria.
Avanzar con ella
es ungirse de desierto.
Respirar sus radiaciones;
odisea que perturba.

Creador de la simiente,
con silencio,
sin tregua,
sus células oleosas
te convierten en espectro de la osadía.
Lejos de la alquimia,
sus nudos te dejan tiritando.

Y, aún así,
avasallado,
fluctúas en sus mismos ángulos
y admites,
la regencia
 de la derrota que te abarca.
©Trini Reina/Abril 2011
Pintura de Isidre Nonell i Monturiol

2 de octubre de 2018

El otoño desenreda matices...


El otoño desenreda matices
amansando la furia azul del cielo.
El campo es forja de fruto y anhelo
y el mar dispensa algas a sus tapices.

Consolida la tarde directrices
y prende luminarias en el suelo.
Sube al atrio del ocaso un rayuelo,
alterando en la bóveda barnices.

La luna salmodia galanterías
admirando en el agua sus facciones,
y confiere espejo a las noches frías.

La escena conmueve con simetría
los perfiles rasos de mis pasiones.
En mi alma, el otoño es alegoría.

©Trini Reina/Octubre 2010
Obra de Isabel Navarro Verdúa