14 de noviembre de 2018

El día se alarga


El día se alarga.
Cuerda sin cabo que me circunda
y aprieta, aprieta, aprieta
a cada giro
a cada respiro
a toda acción
que emprendo
para acelerar los minutos.

Las once de la mañana
y ya extenuada.
Ni tiene lustre mi piel
ni mi cordura color.
La luz no orbita en mis ojos;
de tan secos no reflejan.
Mis ojos
duros como el esparto
de la cuerda que me apresa.
®Trini Reina
De “La aridez de la tormenta”

11 de noviembre de 2018

Regresa la tarde a sus cobijas


Regresa la tarde a sus cobijas
y vuelven  pájaros y  tristeza.
Pronto llegará  la agonía del insomnio;
felino que en la noche me acompaña.
Sus colmillos, apresan la pereza
y no cejan de zarandearla.
Acaso llegue el reposo
un segundo antes de que el mirlo
se pose en mi terraza.
®Trini Reina
De “La aridez de la tormenta”

8 de noviembre de 2018

Como el hibisco...


Como al hibisco
el ocaso me cierra.
Hacia lo interno
el ser se adentra.
Inquietantes agujeros halla
ahí donde se embosca y alimenta
el ocupa que odia mi sangre
y lucha sin tregua contra ella…

El alba me abre.
La luz repara los estragos
de la última batalla.
Los huesos, aunque rehenes,
a pesar del poder invasor,
sobreviven.
El alba me salva.
®Trini Reina
De "La aridez de la tormenta"

5 de noviembre de 2018

En ocasiones...


En ocasiones
llega despeinada,
sin pudor y grávida,
como hembra satisfecha.
Y me inclino
ante su presencia arrebolada,
ante el falso descuido
tras el que ampararse intenta.

La aurora es avalancha
que me ciñe con tramas
de bronce y violeta.
®Trni Reina
 De “La aridez de la tormenta”

1 de noviembre de 2018

La llama de la calma

Invento cuevas para el miedo.
Encuevarlo
salir
lapidarlo
huir de su influjo
caminar
alejarme
avanzar
obviar su artimaña.

Volver a designarme
la tutora de la luz
la llama de la calma.
©Trini Reina/Noviembre de 2018
Obra de Casey Baugh

23 de octubre de 2018

Pequeñez 85


Des-fatigarme
Des- inclinarme
Des- hechizarme
Des-obnubilarme
Des-memoriarme
Des-conmoverme
Des-cimentarme
Des-llorarme
Des-donarme…

Des-desearte.
©Trini Reina/ Octubre 2018
Pintura de Luis de la Fuente

17 de octubre de 2018

Carmenes


Dama engalanada
de eterno traje,
surges como del agua,
interrumpiendo el paisaje.

Figura de lenta gubia,
has sorprendido al aire
que, al norte de tu talle,
gira alucinado,
sin veleta que le salve.

Un pájaro encendido
-celoso plumaje-
besa tu frente fría
y, confortado, parte
a los álamos tendidos,
donde su nido yace.

A la intemperie trepa
el corazón de la tarde.
Noviembre es fragua
donde la nostalgia arde.
©Trini Reina/Noviembre 2009

14 de octubre de 2018

Derrota


Grávida la fibra que la entrama,
amplio el bocado de su miseria.
Avanzar con ella
es ungirse de desierto.
Respirar sus radiaciones;
odisea que perturba.

Creador de la simiente,
con silencio,
sin tregua,
sus células oleosas
te convierten en espectro de la osadía.
Lejos de la alquimia,
sus nudos te dejan tiritando.

Y, aún así,
avasallado,
fluctúas en sus mismos ángulos
y admites,
la regencia
 de la derrota que te abarca.
©Trini Reina/Abril 2011
Pintura de Isidre Nonell i Monturiol

2 de octubre de 2018

El otoño desenreda matices...


El otoño desenreda matices
amansando la furia azul del cielo.
El campo es forja de fruto y anhelo
y el mar dispensa algas a sus tapices.

Consolida la tarde directrices
y prende luminarias en el suelo.
Sube al atrio del ocaso un rayuelo,
alterando en la bóveda barnices.

La luna salmodia galanterías
admirando en el agua sus facciones,
y confiere espejo a las noches frías.

La escena conmueve con simetría
los perfiles rasos de mis pasiones.
En mi alma, el otoño es alegoría.

©Trini Reina/Octubre 2010
Obra de Isabel Navarro Verdúa

28 de septiembre de 2018

22 de septiembre de 2018

Pequeñez 84


Una mañana prolija
de nubes y dolores
me lleva a tirones
por la calle despoblada.

Toda la senda es mía
y por ella transito
casi viva
casi libre
casi sola…

Mi sombra 
(callada)
aún  me acompaña.
©Trini Reina/Septiembre 2018
Obra de Leonid Afrimov

19 de septiembre de 2018

Siempre...


Nunca podrás huir de todo lo que has perdido
Benjamín Prados


 Siempre te alcanzarán las ramas
de aquellas sombras que nutriste,
y sus hojas, como días,
juzgarán el momento de la caída.

Contravendrás,
renegando de esas zarpas
que desgarran la memoria,
y maldecirás su espina constante,
mas, rendida, aceptarás
lo inútil de la estrategia.

Acaso
con cautela
avances en ese jardín de agua
y, como hiedra,
crezca en ti la sensación de no regreso
para caer precipitado
hasta las ascuas de la realidad que te sacude.

Nunca podrás huir de lo que has perdido,
consciente eres
y, adicto,
te deleitas en la derrota.
©Trini Reina/Junio 2011

Obra de Clara Gangutia 

16 de septiembre de 2018

Memoria...


La culpa,
sin paracaídas
se precipita
por las venas de la memoria.

El pasado es un fantasma
de ruptura imposible
que como rata  muerde
la fe en el perdón.

Un aire
de pura nieve
besa al alma y la sume
en un ocaso perpetuo.
©Trini Reina/23 de octubre de 2012
Obra de Francis Bacon 

12 de septiembre de 2018

Pequeñez 83

El jazmín
rodea y envuelve
a la farola.

La luz y el perfume.
El blanco
 y sus sombras.
©Trini Reina/septiembre 2018

4 de septiembre de 2018

A contra pendiente

En la angosta subida,
el viento arrasa los detalles.
A la derecha, 
-las puertas del mundo abiertas-
el mar es furia 
de espuma y golpes,

estruendo de olas,
fragancia de la esencia,
crepitar de las aguas...

A contra pendiente, 
una mujer enarbola el íntimo blasón de su victoria, 
y de complacencia se inflama.
La sal foránea,
se confunde con el fluir de  lágrimas, 
y en el rostro se incendian
las angustias del ayer.

El viento juega  a frenarla,
mas la plenitud hace laureles del trayecto.
Ya en la cumbre
el faro es el icono de la clemencia de los siglos.
En la glorieta, que a la torre sirve de base,
la mujer, a bocanadas, inspira vida
y, trasminada de dicha y mar,
con ella misma sella la paz.
©Trini Reina/Septiembre 2010
Obra de Jean Pierre Cassigneul 

2 de septiembre de 2018

Pequeñez 82

Me gustan las flores
en las ramas
arropadas por sus hojas.
Verlas vivas  
vivir.
Y cuando hayan de morir
que la naturaleza  sea el verdugo
y no mi mano.
©Trini Reina/Septiembre 2018

28 de agosto de 2018

Versóleo XXIII

Con qué tibieza
 tu cuerpo la estrecha
la arrulla tu boca.

Con qué terneza
te inclinas
sobre su cabeza
y la besas.

Con qué presteza
a su favor limaste
 las garras de la derrota.

Con qué entereza
te elevas
sobre la loba tristeza
en que te sume su partida...
©Trini Reina/ Agosto 2018
Obra de Jacqueline Osborn 

25 de agosto de 2018

Los años y la ventana


No sé cuántos años llevo aquí
entre estos sesenta metros
de tabiques y frío.
A duras penas subí la escalera
y, desde entonces,
no he vuelto a pisar la calle.

Alguna vez,
temerosa,
descorro los visillos
y me asomo a la ventana,
pero siento vértigo;
no sé si de la luz desnuda
o de la altura.

Ignoro de qué me culpan,
ni qué falta cometí,
pero debió ser imperdonable
a juzgar por sus reniegos.
Las palabras sin cariño de mi nieta,
las ofensas de esa mujer abrupta,
que más que poner el plato sobre la mesa
me lo arroja,
los menosprecios del hijo
por el que tanto me desviví…

¡Siéntate! ¡Quédate ahí! ¡Traga! ¡Calla! ¡Dónde vas!

¡Cómo si pudiese ir a algún sitio…!
Os confieso
que siempre que me asomo a la ventana,
reclamo a la muerte.
Exprimo la voluntad que me resta
en convocarla,
pero ni siquiera ella tiene piedad de mí,
y hace su ronda diaria,
 y declina bendecirme con su suerte.

Aunque, a decir verdad,
no sé si ya estoy muerta
y esto que, con aflicción transito,
es aquello con lo que solían atemorizarme en la niñez:
el infierno.
©Trini Reina/31 de enero de 2013

Obra de Caspar David Friedrich

21 de agosto de 2018

Pequeñez 81


Debajo de mis canas
existe un mar de palabras
cuyo oleaje
es tan continuo
como profundo.

Marea lozana que pugna
exigiendo orilla para su tregua.
©Trini Reina/agosto 2018
Obra de Elizabeth Keyser