17 de enero de 2018

Y te nombro mio...

Desde el allá del horizonte,
colonizando laderas inconexas,
sobre estrellas ignoradas
y latitudes difusas,
ceñida en los pliegues de la aurora
a través de cauces y vísperas,
resucitando tactos e impulsos,
trémula de sol y aromas.

Me precipito desde la inocencia
hasta ti, abismo que me llamas.
Y tuya soy, promisoria.
Y tuya soy, desnudada.
Y vehemente resurjo
-agua exaltada-
en las olas de tus labios.

Y te nombro mío,
y en mis sentidos naufragas,
y a la deriva de la mano vamos,
hasta el deseo que nos emplaza
a su patria de savia y mareas,
a su incendio ayuno de llamas.
Donde, al fin, libertados
nos abrazamos
amanecidos de piel y alma.
©Trini Reina
10 de marzo 2009

14 de enero de 2018

Trasluz y frío

 Avanzas caminos fragosos
donde el sol reverbera y tiembla
como pájaro adormecido.

La prolija blandura de la nieve
es densidad y transparencia.
Azogue de trasluz y frío
que confunde
veredas y aflicciones.

Un silencio supremo perturba
la osadía de sembrar de astros
este cielo de tramas anodinas,
mientras desdeñas
la frigidez insana que te golpea.

Ovillada –sobre ti- aguardas
el templado giro que te libere
del exilio y su aguijada.
©Trini Reina/Enero de 2018
Pintura de Juhani Palmu

10 de enero de 2018

Vigilia

Alguien ,
sombra emblanquecida ,
con sigilo comparte mi vigilia
esta noche sin sueño ni dueño,
donde el frío compite con la luna
a ver quién hiela,
quién confunde más escenas.
La opresión, ignorada durante el día,
se deshila  y estalla en mis pulmones,
el gemido reverbera  pecho adentro
como un violín apresado.
La sombra y su blancura se desvanecen
al tiempo que el alba irrumpe,
 y tenue cae sobre mi párpados
que, al fin, se tienden.
©Trini Reina/enero 2018

8 de enero de 2018

Certeza eres

Solemne sombra silvestre,
sin seda,
arisca y con aristas.

 Lúbrica de inquina,
fascinadora impenitente.
 Púa en el alma clavada
 y escondida.
Ingrata con génesis
o sin materia.

 A solas,
 entre otros,
 sobre las risas,
a viva lágrima,
 aquí presente,
ahí lacerante,
allí a deshoras;
allá intempestiva.

Soledad,
certeza eres
 y al íntimo destierro me abocas.
©Trini Reina/Enero 2018
Obra de Jeremy Mann 

29 de diciembre de 2017

Esquirlas...

Parece que fue ayer...
Y el tiempo  ríe, ríe, ríe
de tu ilógica clarividencia,
de tu certidumbre desdibujada.

Parece que fue ayer
cuando un adiós coagulado
embistió tus olas y tus alas,
el dolor te desgarró el costado
y el miedo reabrió sus zanjas.
Y la ausencia,
cuervo del averno,
abrió su renegrido pico
y aguijó la pasión hasta desangrarla.
Jirones de plomo al viento,
sublime icono hacia la Nada.

El tiempo ríe, ríe, ríe...
Han naufragado los años,
germinan ortigas en tu falda;
infinitas hojas de cal
blanquearon corazas en el alma.
Mas aún queda una esquirla roja,
roja de sed sin distancia,
que adultera calendarios y fustiga
las míseras hélices de tu esperanza.
©Trini Reina/2009
Obra de Tina Palmer

26 de diciembre de 2017

Invierno

¿Dónde anida
el invierno?

¿En subterráneos desvalidos,
en la agónica luz de las farolas,
en la nieve líquida de la madrugada,
en el reino de las chimeneas,
en los jardines adormecidos…?

¿O acaso habita
en el fondo de mi espíritu,
que frecuenta rincones
obscuros y ateridos?
©Trini Reina/diciembre 2017 
Obra de Bryce Cameron Liston

21 de diciembre de 2017

Cauce

¿Qué fuiste?
Llama y armadura.

¿Y ahora?
Cauce y alquimia.

¿Qué fuiste?
Ballesta y negrura.

¿Y ahora?
Onda y vendimia.

¿Qué fuiste?
Dilema y agrura.

¿Y ahora?
Violeta encendida.
©Trini Reina/2011
Obra de Ferdinand Hodler


20 de diciembre de 2017

Te extraño (MicroProsa)

Después de tanto tiempo juntos, de compartir horas, casa, sábanas, furia, insomnio, delirio, de que me provocaras flaqueza, llantos, odio, desánimo, temores, de combatir con natural ahínco o artificiales dosis esa gran pasión tuya hacia mí, te extraño. Te extraño tanto, Dolor, que tu ausencia ha convertido mi vida en paraíso.
©Trini Reina/2013
Obra de Childe Fredereick Hassam

19 de diciembre de 2017

Verde abrigo

La tarde:
un ir y venir
de alas
sobre la armonía
de su hojarasca.
Las ramas
alcanzan los perfiles
de esta ventana
desde la que lo nombro.
No tiene nidos
mi árbol,
pero abriga;
a los pájaros,
a mis ojos.
©Trini Reina/2011

17 de diciembre de 2017

Lento oleaje

Tu pecho,
lento oleaje,
compás  dulce
que, sin peso,
baja y se apoya aquí.
Aquí, conmigo y dentro.
Dentro de este ritmo celeste
que es mi pecho.

Y en el duro mundo que te navega,
sueño ser  música en tu silencio
y espuma serena,
en los mares añiles
de tus ojos sin miedo.
©Trini Reina/2012

Obra de Alex Alemany


15 de diciembre de 2017

Adentros...

Del sino del viento prisionero,
con grilletes de espuma encadenado,
huyendo a desgana de los cantos de sirenas,
este Ulises, al que ya ni Penélope espera,
abdica de arribar a su Ítaca.

Hastiado de avizorar el ocaso,
por si de un postrero rayo
viniera colgada la esperanza,
al oeste del averno se sienta,
anhelando que, desde la otra orilla,
a rescatarlo de ese vivir sin vida,
acuda el barquero de la Parca. 

®Trini Reina
14 de mayo de 2008

13 de diciembre de 2017

La fiesta (Microrelato)

Tras las luces del baile, la noche ennegreció los contornos del hotel.  Desafiando hora y frío, la chica de la máscara se lanzó a la piscina y, festiva, comenzó a nadar.
No tuve elección; su desaire me mordía como al aire la guadaña.
Fruncí mi odio y fui tras ella. Su último suspiro fue mi dulce medicina. Ahora era una estrella apagada dentro del agua.
Sobre la hierba abandoné mi disfraz de ángel. La madrugada confundió mis huellas con el barro.
©Trini Reina/2012

10 de diciembre de 2017

¡Sálvate!

 
Recorriendo las calles
va la desesperanza
mordiendo carne joven.

 Caminas aturdido
con una pena transparente
pesándote en la boca.
Ciego es el lamento
que oscurece
la noche de tus ojos.
El hastío se sienta
en tus caderas
sin medir el oriente
de los pies en el asfalto.
El cigarrillo
-cómo tú-
entre los labios se consume.
Qué profundos
los años de tu rostro.
Mordido va de desesperanza
Y, desde el precipicio
de la nuca
hasta el abismo
de las plantas,
un desgarro te abre
en canal el alma.

De ti se burla la suerte,
vitoreando
su tardanza.
©Trini Reina/2013 

8 de diciembre de 2017

Mis manos, dos enigmas.

Mis manos, dos enigmas.

Una recoge cosechas,
amasa golosinas,
crea y sostiene nidos,
se entrega a la piel deseada.

La otra desbroza ortigas,
derriba columnas,
espanta soledades,
apaga llamas.

En sus palmas hay surcos
que se entrecruzan
o desvanecen.
-así les llovió los años-
y,  sobre las dunas violetas
de sus dorso,
            lo perdido olvidó su huella.           

Pequeñas,
coquetas,
cansadas,
temerarias en la lucha.
A veces semejan alas,
y se atreven,
y bailan o vuelan,
o hablan y hablan…

Mis manos
¡Cuán poderosas alondras
 enigmáticas!
©Trini Reina/27 de septiembre de 2012
Obra de John William Godward

5 de diciembre de 2017

Subes con tiento de espuma

Subes con tiento de espuma
los rebozos de la umbría.
Ancha es la noche, y convivían
desdichas de amor y bruma.

Figura confundida de luna
vagas tocada de lejanía.
Ascua es tu alma, y se dolía
de fuego en flor y des-fortuna.

Que sea fugaz
           tu singladura,
y aléjate,
          con premura,
del círculo helado
                      de la locura.
©Trini Reina/2017
Obra de Emmanuel Garant 

4 de diciembre de 2017

Microcuento I

Érase una vez un cuento minúsculo. Tan pequeñísimo era, que fue devorado por las letras.
En cuanto el autor trazaba un signo sobre el pergamino, ellas, voraces; así mismas se rumiaban y auto-engullían.
Por lo tanto fue un cuento tan nimio, tan insignificante, que ni tan siquiera en él existió absolución para el punto final.
©Trini Reina
mayo de 2005

3 de diciembre de 2017

Parajes...

 
¿Qué parajes transitaré
cuando regreses?
¿Cuántas cruces velaré en mis manos?
¿Qué multitud de presagios
hundirán mis hombros?
Quizá la nieve sea la razón
que me exonere del paisaje.

Lejos quedaron los jardines
en que casi se eternizó la espera.
Mas -como defensa-,
nunca dejé las llaves a tu altura
ni coleccioné los silencios que cursaste.
La casa suspiró en cada fisura
y la hiedra expiró en los esquemas.

¿Qué parajes transitaré
cuando regreses?
¿Quién será testigo de la decadencia de tus andares
y festejará
la contrariedad de tus pupilas?
©Trini Reina/Mayo 2010
Obra de Leonid Afremov

1 de diciembre de 2017

Ajeno al rumbo...

Por caminos de líneas imposibles,
sorteando surcos imperfectos
voy trastabillando cuasi sin cordura.

Ajeno al rumbo,
me adentro en este bosque de claustros
y, trémulo, grito, grito…
¡Escuchen cómo grito mis miedos de hombre!

Pero mi voz,
tras el silencio se esconde.
Elipsis sepulcral, humo monocorde.

Mi ser es piedra, espuma, frío bronce.
Vasallo de la dureza de mi signo…
No poseo yelmo que me proteja
 de esta noche que hila conjuras.

En mi agonía se coronan las serpientes.

En esta hégira sin futuro
busco apenas un refugio que me salve
de este errar sin equipaje,
 de este error que soy
y que me rompe.
©Trini Reina, noviembre 2017

30 de noviembre de 2017

Pequeñez 73

La noche enjuga duelos en mi corazón.
Él, que aguarda albas
como tierra que ansía el beso
 del agua primaria
tras la sed que le instauró
el más cruel de los veranos.
©Trini Reina/noviembre2017

29 de noviembre de 2017

Soneto II

Soliviantado, mi cuerpo reclama
sosiego de otro cuerpo generoso,
que serene este anhelo misterioso
que oprimirlo bajo su yugo clama.

Ningún sentido atiende tal proclama,
y en soledad este ser candoroso
atesora en alma y corazón: gozo,
aguardando que se escarche la llama.

Acullá de mi pecho y mis entrañas
a los rotos límites del olvido
¡huye desaire! arrastra tus guadañas,

otorga paz al deseo extenuado
que, de cederse sin ser asistido,
en la piel yace triste y subyugado.
©Trini Reina/Lunes 11 de febrero 2008
Obra de Daniel F. Gerhartzu