15 de diciembre de 2017

Adentros...

Del sino del viento prisionero,
con grilletes de espuma encadenado,
huyendo a desgana de los cantos de sirenas,
este Ulises, al que ya ni Penélope espera,
abdica de arribar a su Ítaca.

Hastiado de avizorar el ocaso,
por si de un postrero rayo
viniera colgada la esperanza,
al oeste del averno se sienta,
anhelando que, desde la otra orilla,
a rescatarlo de ese vivir sin vida,
acuda el barquero de la Parca. 

®Trini Reina
14 de mayo de 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.